Comments are off for this post

V Encuentro, unidos en Cristo, somos una familia

VINELAND — La primavera pasada durante la Cuaresma, los Católicos Hispanos del sur de Nueva Jersey se reunieron en sus propias parroquias, hogares y comunidades para reflexionar sobre cómo podrían ser mejores discípulos misioneros de Jesucristo y exhortar a otros a hacer lo mismo.

El último sábado de octubre, estas pequeñas comunidades Hispanas Cristianas, se convirtieron en una Iglesia Santa, Católica y Apostólica en la Parroquia de la Divina Misericordia para llevar a cabo un día entero de celebración del V Encuentro Diocesano.

A lo largo de los Estados Unidos, estas reuniones del V Encuentro han congregado en reflexión y compañerismo a los Católicos Hispanos de la misma manera como en el sur de Nueva Jersey.

El evento Diocesano en español, con 320 delegados de 24 comunidades parroquiales, sirvió como un adelanto de las reuniones regionales y nacionales del V Encuentro que tendrán lugar el año próximo en Trenton, Nueva Jersey y Fort Worth, Texas, respectivamente.

El día estuvo lleno de música espiritual, presentaciones y discusiones de mesa enfocadas en temas importantes para los Católicos Hispanos, como la evangelización; el matrimonio y la vida familiar; la Pastoral de Jóvenes y Jóvenes Adultos; Servicios Sociales; Inmigración y Formación de Líderes, fue dividida en dos por una liturgia Eucarística a la que asistieron alrededor de 600 Hispanos y celebrada por el Obispo Dennis Sullivan.

Igual que los santos celebrados el día 28 de octubre, San Judas y San Simón, lo hicieron, todos debemos “caminar en la fe en nuestras parroquias, hogares y comunidades, como apóstoles y misioneros,” el líder diocesano exhortó a la multitud en un español perfecto.

Katia Arango, Directora de la Oficina para Católicos Hispanos de la Arquidiócesis de Philadelphia, motivó a la audiencia en una apasionada conferencia vespertina, declarando el día “un gran momento, un tiempo de gracia, y un tiempo de misión para nuestra iglesia, para demostrar nuestro amor por Jesús.”

Mirando a las caras intergeneracionales reunidas en el salón parroquial, Andrés Arango, Delegado del Obispo para el Ministerio Hispano de la Diócesis de Camden, señaló que “ha sido una bendición ver tantos Hispanos evangelizando en nuestras comunidades, y también es una bendición ver a tantos jóvenes hoy en Vineland.”

Arango calculó, con orgullo, que casi una cuarta parte de los asistentes estaba integrada por jóvenes. “Hay mucha esperanza para el futuro del liderazgo Hispano”, dijo.

Una de estos jóvenes miembros de la iglesia fue Elizabeth Espinosa de 20 años de edad, sentada a la mesa con ocho de sus compañeros del Ministerio Católico Millennial de la Parroquia de la Divina Misericordia. “Estoy emocionada de estar aquí”, dijo. Este V Encuentro nos está ayudando a crecer y llegar a los demás.”

También estaba emocionada por la iglesia joven la hermana Graciela Rosas, MDPVM, una de los 21 delegados de la Parroquia de la Santa Cruz de Bridgeton.

A través de este proceso, la iglesia joven se convertirá en “grandes discípulos,” aseguró.

“El Señor, desde nuestro bautismo, nos ha hecho misioneros para reunir a la gente. Unidos en Cristo, somos una familia, fomentándonos y fortaleciéndonos los unos a los otros,” declaró.