El Valor de la Escuela Católica

  • Ambiente de aprendizaje seguro y disciplinado.
  • Alcance académico superior.
  • Educación integral que incluye el crecimiento en la conciencia religiosa y la apreciación de los valores y morales.
  • Estudios han demostrado consistentemente que las escuelas elementales católicas sobrepasan a las escuelas públicas de igual categoría en sus niveles de rendimiento académico.
  • Contamos con un currículo común muy sólido, con maestros dedicados, disciplina en el aula, y unos requisitos académicos demandantes.
  • Ofrecemos una educación basada en los valores como el respeto propio de los estudiantes, el respeto a los demás, una vida futura en la fe y la participación ciudadana.

Excelencia en éxito académico

La educación católica es una educación exigente con altos estándares, una fuerte motivación, una disciplina efectiva y una atmósfera de cuidado combinada para promover la excelencia y la alta calidad del rendimiento estudiantil, que es apoyada por las evidencias:

  • Los estudiantes de las escuelas Católicas obtienen calificaciones significativamente más altas que el promedio nacional en los exámenes estandarizados.
  • Debido al gran énfasis de las escuelas católicas en las tareas y el estudio, los estudiantes desarrollan habilidades de escritura más efectivas.
  • Más de un 95% de los estudiantes de las escuelas secundarias católicas asisten a la universidad.
  • Las escuelas católicas tienen un excelente porcentaje de éxito educando a los estudiantes de grupos minoría.
  • Nos aseguramos de dar un trato individualizado y personal a todos los estudiantes. Este compromiso es reforzado por la participación en programas para estudiantes avanzados y también para aquellos que experimentan dificultades al leer, al escribir o en matemáticas.
  • El costo de la educación de una escuela católica vale la pena. El pago por la matriculación de su hijo es una inversión con una recompensa tangible a lo largo de su vida y además trae consigo incontables gratificaciones.
  • El costo de la matrícula es suplementado por la parroquia ya que la comunidad católica se reparte el costo de la educación.
  • Aparte de tener un programa fuerte como base y de contar con exigentes programas para estudiantes superdotados, las escuelas católicas aportan una ventaja significativa de desarrollo religioso, moral, y espiritual.
  • Los resultados de los exámenes estandarizados y un índice de a
    ceptación de un 97%, reflejan que nuestros estudiantes son disciplinados, que tienen motivación propia y que son responsables y creativos.

Programas extra-curriculares

Las escuelas católicas están comprometidas con el desarrollo integral del estudiante. Es por esto que las actividades extra-curriculares son consideradas como una parte muy importante en la experiencia de aprendizaje. Existe una gran variedad de opciones para reflejar la naturaleza única de cada estudiante, para generar un sentido de competitividad sano, para crear un espíritu de cooperación y para fomentar la creatividad y el liderazgo.

  • El énfasis está en la participación de todos los estudiantes.
  • Drama, ciencia forense, y servicio a la comunidad son parte integral del proceso de educación.
  • Actividades sociales y culturales apropiadas, bajo el respaldo de la escuela proporcionan relajación y salidas creativas.
  • Los deportes pueden incluir fútbol, balompié, atletismo, baloncesto, animación deportiva, boliche y voleibol.

La comunidad y la familia

Una escuela católica reconoce que los padres y la familia son los principales educadores y por lo tanto se une a ellos para crear una comunidad de visiones e ideales compartidos.

Las escuelas católicas ayudan a que:

  • Los estudiantes entiendan que cada persona es única y valiosa.
  • Los estudiantes entiendan su lugar especial en la familia, en la iglesia y en la sociedad para que aprendan a vivir en comunidad.
  • Cada niño comparta un ambiente educativo lleno de amor y cuidado y una comunidad que trabaja en equipo para ayudar en la creación de un mundo mejor.

Manteniendo altos estándares

Las escuelas católicas se empeñan en un proceso continuo de evaluación, certificación y acreditación de sus programas y maestros.

  • El currículo de las escuelas católicas reúne todas las normas y criterios del gobierno además de los de la diócesis. Los criterios diocesanos requieren un fuerte currículo educativo religioso.
  • Los miembros de la facultad de las escuelas católicas son profesionales totalmente capacitados comprometidos a sacar lo mejor de los estudiantes a medida que estos crecen en conocimiento(s), habilidades y valores.
  • Asociacion(es) con agencias como la Middle States Association y la National Catholic Education Association, así como también las Oficinas de Educación Diocesana nos ayudan a proveer programas e instrumentos para evaluaciones internas y externas de manera regular.