Comments are off for this post

El Obispo Sullivan habla sobre el tiroteo en Texas

El Obispo Dennis J. Sullivan ha emitido la siguiente declaración sobre el tiroteo del 5 de noviembre en la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, Texas.

Durante los últimos años, nuestro país ha experimentado una serie de tiroteos masivos. Cada uno igualmente atroz, pero singularmente doloroso. El más reciente, en una iglesia Bautista en Sutherland Springs, Texas, es otro ejemplo de alguien desquitando su dolor con personas inocentes y desprevenidas.

Cada uno de nosotros reacciona a estas historias a su manera: destrozan nuestros corazones, nos enojamos, lamentamos los muertos, pedimos respuestas del por qué la gente comete estos actos depravados.

La triste realidad es que tal vez nunca sepamos qué se puede hacer para detener a toda persona que quiera hacer daño. El mal existe a nuestro alrededor. A menudo al acecho en las sombras hasta que aparece y luego ataca.

A man and woman attend a candlelight vigil after a mass shooting Nov. 5 at the First Baptist Church in Sutherland Springs, Texas. (CNS photo/Sergio Flores, Reuters)

Lo que me da esperanza es que mientras que el mal existe y de vez en cuando revela su vacío, existe mucho bien en nuestro mundo. Los que desean hacer el bien superan por mucho a los que nos harían daño.

Es la confianza que tengo en la bondad de la mayoría de las personas y el conocimiento del amor infalible de Dios por nosotros que hace posible soportar los actos de odio cometido por el mal.

Mientras que tal vez nunca sepamos cuándo y cómo se aparecerá el maligno, siempre debemos recordar que hay más gente buena en el mundo. Que el mal nunca gobernará la tierra. Que el amor de Dios por nosotros, incluso en medio de la tragedia, está presente.

Para nuestras hermanas y hermanos en Texas, y antes de eso en Las Vegas, y para todos aquellos que sufren de los actos violentos de malicia, oramos para que los lesionados se recuperen de sus heridas y nos consolamos en que nuestros hermanas y hermanos difuntos han recibido el abrazo de Dios en el cielo.

Atentamente en Cristo,

Reverendísimo Dennis J. Sullivan, D.D.
Obispo de Camden