Desenvuelva el Verdadero Significado de la Navidad

Recientemente, me llamó la atención un anuncio a color en toda la página del periódico The Wall Street Journal con un subtítulo llamativo patrocinado por un grupo llamado Rethink Church. En letra negrita decía: “Desenvuelva el Verdadero Significado de la Navidad”. Esta es una invitación que vale la pena en esta época del año en la que estamos rodeados por el comercialismo desenfrenado, que roba a la Navidad el significado religioso.

La Navidad conmemora que Dios entró en este mundo como ser humano. Es la celebración del Nacimiento del Salvador. Dios ha tomado forma humana. Nada como eso había acontecido anteriormente. Oh, sí, Dios estuvo muy activo en la creación del mundo y en la formación del hombre y la mujer; además, al hacer un pacto con Israel, Dios prometió estar con ellos y salvarlos. Jesús es el cumplimiento de la promesa de Dios. Él es la Palabra de Dios que salva a toda la humanidad de las trágicas consecuencias del pecado.

En Su nacimiento en Belén, el Niño Jesús fue colocado en un pesebre de madera por su amorosa Madre la Virgen María, y su esposo, San José. Esa madera sería reemplazada al final de su vida por la madera de la Cruz en la que logró la salvación. Desde la Cruz, resucitó. Su nacimiento fue un preludio de su resurrección.

El verdadero significado de la Navidad es que Dios nos amó tanto que dio a su Hijo unigénito; que Dios compartió nuestra condición humana incluso hasta la muerte; que la salvación fue lograda por Dios dentro de la crudeza de la vida.

Es por eso que el ángel anunció a los pastores: “No tengan miedo; porque aquí, yo proclamo la buena nueva de gran gozo que será para todo el pueblo. Porque hoy en la ciudad de David ha nacido un Salvador para ustedes que es Cristo el Señor. Y esto será una señal para ustedes: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.” Para culminar este anuncio, un ejército entero de ángeles apareció cantando: ” Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a las personas de buena voluntad. ”

Su canción angelical despierta en nosotros un profundo anhelo de experimentar la cercanía de Dios; un deseo de vivir en un mundo de paz; una esperanza para terminar con el sufrimiento y un deseo de eliminar el rencor y el odio en nuestras relaciones con nuestras familias, compañeros de trabajo y comunidades.

Esta Navidad necesitamos desenvolver al Salvador, Jesucristo, cuya presencia como el Niño de Belén es la Palabra de Dios para nosotros. Se ha mantenido la promesa de Dios “No teman”, se les recuerda a los pastores. “No teman”, Dios está con ustedes.

Escuchemos esta Buena, ésta Muy Buena Noticia. Fomentemos nuestra fe en Dios. Que resuene en nuestros hogares y familias, entre nuestros amigos y compañeros de trabajo. Prediquemos desde nuestros púlpitos. El Salvador ha nacido y Él y SÓLO ÉL puede quitar los miedos y liberarnos del pecado. Nada ni nadie más puede hacer eso por ti.

Para algunos, la Navidad evoca recuerdos, especialmente de los seres queridos que han muerto. Reflexionen en María durante los años después de la muerte de Jesús. Ella entiende su dolor. Cada año después de Su muerte en la Cruz, seguramente ella recordaba el día de su nacimiento, esa primera Navidad. Hablen con María sobre las personas que extrañan en esta Navidad. Ella entiende lo que está pasando en sus corazones.

Que puedan desenvolver el VERDADERO SIGNIFICADO DE NAVIDAD que es Jesucristo, el Salvador y Señor. Con mis deseos y oraciones por una bendita Navidad y Año Nuevo.